Los familiares de la joven de 23 años pensaron que podía tratarse de COVID-19. Bella Fidler, una joven que regresó a su casa luego de unas vacaciones en Bali, Indonesia con síntomas de gripe y poco después falleció. Su caso se ha vuelto viral por la peculiar manera en la que sucedió.

Sus papás relataron en una entrevista que Fidler regresó a casa con síntomas parecidos a los de la gripe y al sentirse muy mal, fueron al hospital. La chica ingresó en las primeras horas de la mañana, pensó que se podría tratar de COVID-19, pero la realidad era otra.

“Una vez allí, rápidamente se enfermó gravemente, y los médicos finalmente le diagnosticaron meningitis bacteriana. En cuestión de horas, nuestras vidas fueron destrozadas por la devastadora noticia de que Bella había sufrido un daño cerebral extenso y no se esperaba que sobreviviera”, contaron los padres.

“Los síntomas similares a la gripe se deterioraron rápidamente hasta el punto de que sufrió una convulsión antes de sufrir un paro cardiaco”, agregaron. Así, la joven de 23 años perdió la vida por una meningitis bacteriana mortal en Queensland, Australia.

¿Cómo se contagió de meningitis? Los familiares dijeron que estaban confundidos y no sabían cómo había podido contraer la bacteria, ya que de niña había sido vacunada contra el meningicoco (El meningicoco es un microbio, más concretamente una bacteria, causante de infecciones poco frecuentes pero muy graves, como meningitis y sepsis); sin embargo, luego revelaron: “Más tarde descubrimos que el calendario del programa nacional de vacunación no incluye la mortal cepa”.

Fuente: Chapintv.com

Por admin